¿Entiendes el vocabulario utilizado en contabilidad?

Cuando empecé con la contabilidad, lo primero que tuve que aprender fue el vocabulario utilizado, así que si algo no entiendes, no te agobies, preguntame, tengo mi diccionario particular de palabras contables.

Si en alguna ocasión necesitas un prestámo o cualquier otro tipo de financiación, lo primero que se te va a requerir es el balance de situación, esto no es más que el lugar donde apareceran todos los activos de la empresa, y como pagas esos activos.

Si observamos detenidamente un balance de situación, vemos a la izquierda los activos y a la derecha pasivo+ neto, esto ya lo podemos traducir en :

ACTIVO = NETO + PASIVO

Como se observa, el ACTIVO de la empresa está compuesto por dos partes, la primera activo no corriente, corresponde a elementos patrimoniales con periodicidad mayor a un año. Aquí encontramos, todo el inmobilizado tanto material (mobiliario, coches, maquinaria…) como intangile (casos como investigación y desarrollo), las inversiones inmobiliarias y las inversiones financieras a largo plazo. En la parte inferior, se encuentra el activo corriente, donde encontramos las existencias, clientes, inversiones financieras a corto plazo y tesoreria.

En la parte derecha de la foto, lo primero que vemos es el patrimonio NETO, donde encontraremos los fondos propios (capital por ejemplo), subvenciones y donaciones, y otros. A continuación en el balance, el sigue el PASIVO, que se divide a su vez, en pasivo no corriente, son las deudas con proveedores, acreedores, o entidades bancarias que tenemos a largo plazo, mayor a un año, y en cambio en el pasivo corriente, lo que se refleja, son todas esas deudas a corto plazo.

Conocer e identificar cada una de estas partes del balance de situación de tu empresa, te va a dar una información imprescindible y valiosa para poder seguir creciendo.

El balance de situación va siempre compañado de la cuenta de resultados, donde aparecen los ingresos y gastos de la empresa, divididos en resultados de la explotación (gastos e ingresos de la propia actividad) y financieros (gastos e ingresos de actividades financieras) antes de impuestos, es decir, brutos. La cuenta de resultados finaliza con el resultado del ejercicio, que para nuestro bien lo queremos positivo.

Ejemplo obtenido de https://bit.ly/2Dxsb

No olvidar nunca tampoco el balance de sumas y saldos, es donde aparecerán cada una de las cuentas que tenemos en nuestra contabilidad con su saldo deudor o acreedor. El saldo deudor, son nuestros activos, por ejemplo las cuentas bancarias, el dinero que tenemos en ellas, en cambio el saldo acreedor es lo que debemos, por ejemplo a nuestros proveedores.

Ejemplo obtenido de https://bit.ly/2B53UBf

El sumatorio del DEBE ha de tener el mismo valor numérico que el HABER y el saldo deudor ha de ser igual al acreedor.

Para poder rellenar estos balances, es necesario llevar un diario de nuestras cuentas, donde cada una de ellas llevará a su ver un mayor, para poder hacerlo necesitamos conocer el RD 1515/2007, donde se explica el Plan General de Contabilidad de Pequeñas y Medianas Empresas y los criterios contables especificos para microempresas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s